Crítica: Dunkirk

¡No, chicos, Harry Styles no descolora la película en lo más mínimo!

Vale, tal vez no sea la mejor manera de escribir una review o una crítica, pero tenía que decirlo antes de que miles de haters de éste chaval me salten a la yugular a preguntar.

Dunkirk es una cinta de cine bélico que se estrenó hace muy poco (el 21 de julio en España, si no me equivoco) y que ha puesto un poco patas arriba Internet y la crítica del cine en general. He leído maravillas acerca de la película desde que se estrenó, e incluso he visto que la han tildado de ser la mejor obra de Christopher Nolan; un director que idolatro y que me apasiona más que cualquier otro, en especial por sus dos majestuosas cintas de “Inception” y “The Dark Knight”.

Puedo aseguraros que “Dunkirk” no es para nada la cinta excelsa e insuperable que la crítica vende, y es más, ni siquiera la pondría en un top 5 del cine de éste señor; cintas como “Memento”, “The Prestige”, “Interstellar” y las dos nombradas anteriormente (e incluso “Batman Begin”) me parecen extensamente mejores que ésta. Entonces, ¿qué es lo que está pasando aquí? ¿Están intentando vender de forma masiva un producto que no lo merece, o está truncada la percepción de la voz pública?

No tengo ni la menor idea, pero del mismo modo que os puedo decir que no se trata ni de lejos de la mejor cinta de Nolan, también os puedo decir que es una muy buena, potente y con una imagen que es de envidiar. Nolan nos trae una película bélica que, a pesar de no ser la mejor del género tampoco, aporta algo completamente bueno y que yo jamás había visto en éste medio: un sonido perfectamente medido, y que sobresale por encima de todos los demás recursos que emplea la película para expresar sentimiento alguno. Los fusiles en acción, las bombas que caen del cielo, e incluso el agua cuando cae… Todo, junto a la música perfectamente integrada en todas y cada una de las escenas del film, parece venir de la propia sala y no de una proyección.

Si bien la imagen y el sonido son de calidad difícilmente superable, puesto que “Dunkirk” nos ofrece imágenes hermosas, planos dispersos y muy bien tomados, e incluso escenas de batalla en avión que pocas películas podrían igualar, falla en otro lado muy importante que viene a ser su argumento, su historia, el qué nos cuenta. Os voy a poner un ejemplo muy claro: “The Revenant”, o “El Renacido” es una cinta enteramente audiovisual cuya premisa es muy simplona y no desentona para nada qué me están mostrando. De haber sido así en “Dunkirk”, la nota habría sido más alta, pero la estructura y el desarrollo de la película son muy caprichosos y prepotentes.

Básicamente, en la película no pasa casi nada: una misión en Francia, en Dunkerque, de rescate. Punto, ahí queda la cosa. No hay personajes interesantes que se desarrollen ([SPOILER]uno de ellos, el de Tom Hardy, se pasa todo el film en un avión); no hay interpretaciones que sobresalgan la una sobre la otra (volviendo a Harry Styles, curra tanto como los demás actores y ninguno destaca; tampoco están mal, pero las cosas son así); y lo peor de todo es que Nolan construye un guión muy simple intentando complicarlo, intentando hacernos creer que es algo difícil de digerir cuando es muy simple.

¿Cómo lo hace, os preguntaréis? Glorificando a sus personajes en ciertas escenas cuando todo el film va de lo jodida que es la guerra (y sabe representarlo muy bien, sin necesidad de recurrir al gore o a la sangre), pero ésta puesta en escena de la patria y de la felicidad al recibir a soldados que vienen de una misión fallida desentona mucho el film y logra que baje la nota. Aparte de éste punto, también tenemos el hecho de que Nolan nos ofrece distintos puntos de vista, distintos lugares donde se desarrolla la intriga, cuando perfectamente me podría haber enterado de exactamente lo mismo con un solo personaje que lo presencia. No diré que es relleno audiovisual, pero sí escrito y convierte un guión simple en uno, como decía, prepotente, un guión que intenta ser más de lo que realmente es.

No puedo entender cómo la crítica le besa tanto las botas a esta película cuando, a pesar de ser buena, no es ni de lejos la mejor de su género o de su director. Y repito: es buena película, muy digna de ver en el cine y muy potente, pero más simple de lo que parece a simple vista. Si me quedo con algo de “Dunkirk”, es con ese sonido tan bien logrado, con esa música de Hans Zimmer que está integrada a la perfección, y con esos planos (que me he quedado con muchísimos) extremadamente bellos y realistas.

Claro está, siempre habrá alguien que diga que “The Dark Knight” es una mala cinta que habla sobre un superhéroe mientras que “Dunkirk” es una obra maestra que muestra el peor lado de la guerra (cosa que hace hasta esta glorificación). Ironías de la vida que algunos tenemos que tragarnos.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s