Crítica: El Secreto de los Abbott

A veces, es imposible ser enteramente imparcial; a veces, el objetivo de una obra o de un espectador es simple y llanamente dejarse llevar por lo que siente, por lo que dicha obra le va a transmitir sea o no adrede. Es un mecanismo que, en lo personal, creo que de usar siempre, robaría magia y cariño a muchas otras filmaciones, o a muchos otros textos (porque sí, el cine también es texto) por nuestra parte.

De nuevo, estoy hablando de lo personal. De esto va a ir la mayor parte de la crítica: de lo que pienso y he experimentado con “El secreto de los Abbott”, una cinta que de por sí misma no innova nada a nivel cinematográfico: es una serie de secuencias con un ritmo un tanto plano, con una escritura bastante plana y unos personajes bastante prototípicos.

No estoy diciendo que todo sea “previsible” o algo por el estilo: simplemente, que no hay misterio que valga en esta película; lo que pasa es lo que pasa, de forma lineal, recta, sin perderse en profundizar a sus personajes o su universo. No es necesariamente algo malo o negativo, porque la cinta consigue un buen balance entre lo que hace bien y lo que hace mal.

Pocas veces me dejo llevar como lo he hecho con ésta cinta. Por poneros algunos ejemplos, mentaría a “Toradora!”: un anime que me cautivó, que me impidió verlo de forma enteramente objetiva, y que me pinchó la patata de forma muy contundente a lo largo de veinticinco episodios. Aunque el trabajo de Pat O’Connor no me ha embargado de la misma forma (ni de lejos), sí que tengo que decir que me ha permitido cerrar los ojos y ser un Abbott más.

Pequeños detalles negativos sí que los he visto, entre otros, el mediocre uso de las cámaras. Todo es tan plano que me recuerda perfectamente a “Attack on Titan”, un anime japonés en el que, durante su primera temporada (cosa que mejoraba en la segunda), se exponía plano tras plano de la forma más repetitiva posible: la cámara intenta abrir el mundo, pero sólo muestra planos abiertos sin vida; y cuando intenta acercarse al personaje, en lugar de amoldarla para que podamos sentir mayor empatía, se queda rígida, inamovible, y simplemente muestra a sus actores haciendo todo el trabajo.

Es fácil quejarse, pero también es fácil para mí reconocer el talento de la mayor parte del elenco. A nivel puramente subjetivo, me quedo con Liv Tyler (una mujer que siempre me ha apasionado), su brillante papel (porque lo es) y su personaje con el que he sido capaz de encajar a la perfección (a pesar de cierta decepción cerca del final); a un nivel más global, y por qué no, también en parte subjetivo, me quedo con el de Joaquin Phoenx, un actor que me ha fascinado desde siempre, que en mi opinión destaca por encima de todos los demás en ésta cinta.

“El secreto de los Abbott” es una cinta plana, pero a mí me ha aportado algo nuevo y distinto. Si eres capaz de cerrar los ojos y de dejarte llevar por el conflicto familiar, por la época, y por lo enrevesado que era y es a día de hoy el mundo, entonces creo que te gustará. Si no, siempre está Juego de Tronos para mantenerte despierto y atento en la credibilidad.

Aprovecho para aconsejaros algunas de las cintas de Joaquin Phoenix, si os interesa ver no solamente buen cine, sino además interpretaciones dignas de alabanza:

-“Her” (8/10).
-“The Master” (8/10).
-“El sueño de Ellis” (8/10).
-“Two Lovers” (7/10).
-“El Bosque” (8/10 y cinta extremadamente infravalorada).
-“En la cuerda floja” (8/10).
-“Gladiator” (7/10).


2 respuestas a “Crítica: El Secreto de los Abbott

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s