Crítica: Death Note – Netflix

Death Note es uno de mis animes preferidos. Por supuesto, parte de una crítica de quien ha visto el producto original de una adaptación tiene que ceñirse a lo creado sobre base para poder entender el auténtico y completo significado de ésta; es por ello que, de forma breve y concisa, diré que, como adaptación de lo que el anime era (no me meteré en el terreno del manga), el trabajo de Wingard y del equipo estado-unidense me parece cuanto menos mediocre.

Ahora bien, una película (y toda obra) siempre tiene que sostenerse por sí misma; por eso, la excusa de que “Attack on Titan” adaptaba al pie de la letra el manga no me sirvió a la hora de criticarlo. Aquí, sucede exactamente lo mismo pero paralelamente; decir que Wingard no ha captado la esencia del anime (o del manga) con su film no significa que haya hecho un mal trabajo en otros apartados.

“Death Note” (lo escribo entre comillas para referirme a la película de Netflix y no al anime, por supuesto) tiene un guión infumable y muy poco ambicioso, con agujeros argumentales por todos lados, sinsentidos repetidos y, volviendo brevemente al terreno de la adaptación, un Light malísimo. Cuando en el anime, Light era quien movía todos los hilos y se ocupaba de tener cada situación calculada, aquí ese papel lo desempeña Mía (que ya ves tú la necesidad de cambiar nombres, pero x) y Light se queda como un plasta, un lastre y un agobio en la pantalla, más allá de la patética actuación por parte de Wolff.

Con todo lo malo del guión, Wingard consigue un trabajo que se sostiene a medias; no consigue algo nuevo y tampoco algo bueno, pero por lo menos logra entretener y no roza lo malo. Es un director competente y, aunque no está en entero control de la situación, sabe a menudo qué se hace y qué le conviene a la película. Es capaz de crear imágenes interesantes, de transmitir sensaciones con la ayuda de la cámara e incluso de hacerse ver a lo largo de lo que dura éste film.

Tampoco estoy lamiéndole los pies por su trabajo, porque “Death Note” es lo que es y punto, pero sí que creo que está un tanto infravalorado. Wingard no se excede en cuanto a talento artístico o en cuanto a saber transmitir una historia audiovisual, pero por lo menos sí que crea algo que roza lo interesante de forma independiente.

No voy a deciros si siendo fans o no os gustará o no “Death Note”; lo veo una tontería. Al final, por encima de la objetividad cuentan los gustos, ¡y os lo dice alguien a quien le gusta “Batman & Robin”!

Pero de veras; creo que “Death Note” tendría que ser vista con otros ojos y de forma más abierta. A pesar de su patética escritura, y de lo mala que puede ser como adaptación, la película consigue imágenes y sonidos potentes y bien logrados, y momentos que aunque no se queden grabados a fuego en la mente del espectador sí que son capaces de impactar un poco. Por eso creo que “Death Note” está en un término medio; no es mala, y no se derrumba por todos lados en general, pero tampoco es buena ni crea algo enteramente nuevo.

¿Os la recomiendo? Yo sí; muchos dirán que no, pero yo sí. No es “Dragon Ball Evolution”, o al menos a mí me ha parecido infinitamente mejor. Las comparaciones con tan inmensa basura me parecen exageradas debido a un único motivo: las expectativas del anime. ¿Y qué pasa si no es tan buena como el anime? Eso no significa que sea una completa basura.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s