Crítica: Assassin’s Creed – Origins

He terminado Assassin’s Creed: Origins.

Sé que he tardado un poco (desde que lo compré allá a finales de octubre), pero para bien o para mal, tengo un tiempo muy limitado en época escolar. En cuanto me han dado el descanso este pasado martes, me he puesto con el juego como un loco y he tardado poco menos de dos días para por fin finalizar lo que ya había empezado hacía más de un mes.

He leído mucho al respecto de Assassin’s Creed: Origins, y muchas personas defienden este juego como un reinicio de la franquicia necesario; un trabajo importante de dos años (donde por fin se nota la calidad del producto en casi todos los apartados) para volver a los inicios. Yo no estoy de acuerdo; para mí, Assassin’s Creed: Origins no es un juego que tenga que envidiarle nada al resto. De forma directa y concisa, afirmaría que es el mejor producto de Assassin’s Creed que ha salido hasta la fecha (aunque mi preferido era y es Assassin’s Creed IV: Black Flag). Vayamos parte por parte.

Origins demuestra que cuando te tomas el tiempo de hacer las cosas, te salen bien. Para quitarme de encima lo malo del juego, más allá de los típicos bugs que siempre nos encontramos en títulos de Ubisoft (y que por supuesto le quitan puntos al producto), es el sistema de combate. Tampoco diría que es “malo” per se, sino que simplemente no termina de estar bien explotado: intenta parecerse a otros títulos como Dark Souls y crear algo nuevo, pero creo que se queda en el intento a pesar de las (muchas) mecánicas que ofrece conforme avanzas de nivel. Por daros un ejemplo concreto, Final Fantasy XV era criticado por este mismo aspecto; pero en Final Fantasy XV, tú mismo moldeabas tu combate con las mecánicas que ibas adquiriendo y a la larga, el sistema de pelea era uno de los más complejos y ricos que he visto en mi vida (y que salvaba el videojuego). Aquí sucede todo lo contrario: intenta hacer algo nuevo, pero se queda en eso, en un mero intento, y a la larga, el sistema de combate se vuelve repetitivo.

No voy a hablar de gráficos en detalle porque sí, son buenísimos, pero a día de hoy, opino que hay cosas que lo mejoran; por poneros otro ejemplo, en su momento, comparaba los buenos gráficos de Skyrim con los despampanantes de los que presumía Arkham City. En un “antaño”, Final Fantasy era el dios de los gráficos en cuanto a escenas se refiere; ya me entendéis. Origins lo hace muy bien, de forma sobresaliente, pero tampoco creo que sean los mejores del año.

Lo que sí que creo que me hace pensar que puede llegar a ser uno de los mejores títulos del año (aunque al parecer no ha recibido el premio) es lo rico que es en exploración, en tamaño y en historia. Origins está lleno de cosas que puedes hacer, y en ningún momento te sientes aburrido o falto de tareas. Las misiones secundarias son en su gran mayoría muy ricas, porque los objetivos son varios (aunque no demasiado) y la historia detrás de ellas rica. Hay algunas misiones secundarias que simplemente están ahí para darte experiencia, pero hay otras que profundizan brillantemente en la trama de nuestro protagonista Bayek y te hacen entender mejor cómo es, cuáles son sus temores, qué es lo que realmente ansía. Además, el sistema de niveles está bien equilibrado, porque el juego no te permite avanzar ciegamente por la historia, sino que te limita un poco y te obliga a hacer cierto número de secundarias para poder seguir avanzando. A mí me parece un buen método para descubrir otras pequeñas riquezas del juego.

En cuanto a la historia, ¿qué decir? Tal vez no sea la más original del mundo, pero desde luego es una muy buena; una historia de venganza, con su principio y su final, con un desarrollo de personajes muy bien llevado a cabo y con una puesta en escena brutal. Si hay algo con lo que me quedo en este título como punto más fuerte es, sin duda, las escenas de los asesinatos, cuando Bayek o Aya emplean la pluma para confirmar la muerte de su presa. La mayoría son preciosas, muy imponentes e impresionantes, con diálogos tan bien llevados a cabo y tan realistas que uno se mete todavía más de lleno en la historia. Diría cuáles han sido mis favoritas, pero eso sería dar un spoiler y no es mi intención en esta crítica.

Os recomiendo encarecidamente Assassin’s Creed Origins, tanto a los fans viejos de la franquicia como a los que no tengáis ni idea de qué va; es un título muy fluido, con una buena historia y no excesivamente largo. Creo que tiene el balance perfecto para todo el mundo y me entristece que no sea reconocido (de modo general) como uno de los mejores videojuegos del año. Espero que Ubisoft se haya percatado de cuáles han sido sus fallos todos estos años y luchen por combatirlos; por traernos un Assassin’s Creed todavía mejor. Un abrazo.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s