Crítica: Mario Odyssey

Hace unos meses, mi amigo José me motivó con la Nintendo Switch y ambos decidimos pillárnosla paralelamente para Navidades; el pasado jueves, logramos nuestro objetivo (yo tuve la suerte de haber tenido dinero guardado ya de antes) y el primer título que decidí probar fue “Zelda: Breath of the Wild”, pero estaba un poco más caro y no me llegaba, así que opté por el que era mi segunda opción y casi primera: “Mario Odyssey.”

Después de haberlo jugado hasta hoy, puedo afirmar algo de forma rápida pero también rotunda e innegable: “Mario Odyssey” es una obra maestra, un título que pasará a la historia de los videojuegos en una lista de los más brillantes, potentes, capaces de entretener, de hacer sonreír; un juego con una magia tan viva e inverosímil que resulta gratificante llegar al final y descubrir que todavía quedan cosas por hacer.

Vayamos por partes: en esta crítica, habrán ligeros spoilers, por lo que los que no queráis que os destripe gran cosa, no leáis. No obstante, también sabemos todos que es un Mario y no es que haya mucho argumento más allá de la jugabilidad, de la elección de mundos o de los personajes presentes.

Con sus más y sus menos, “Mario Odyssey” se queda para mí en lo más próximo a la perfección; porque a pesar de que hay algunos mundos más pequeños y menos entretenidos que otros, logra una jugabilidad en constante reinvento. Cada vez que atravesamos el cielo con la nave Odyssey y aterrizamos, aprendemos nuevas mecánicas, adaptadas de forma brillante con nuestro compañero sombrero. No es sólo que el modo de dos jugadores sea brillante (uno es Mario y otro es el sombrero), porque es capaz de hacer que los dos jugadores tengan que trabajar juntos y enriquece excesivamente la experiencia, sino que además el sombrero tiene tantas funciones, tantas cosas que hacer, que difícilmente el propio Mario puede llevar a cabo.

Ahora bien; Mario está más guapo que nunca, con un sinfín de trajes increíbles, preciosos, la mayoría a juego con el mundo en el que te encuentras al comprarlos; las opciones son tan grandes, hay tantas cosas que hacer en cada mundo (tantas lunas que encontrar, tantos secretos que descubrir), que es imposible llegar al final del juego y decir que uno “se ha aburrido”.

Las voces de los personajes (que no hablan, como todos sabemos) y el sonido en general del juego, así como la música, son brillantes: me quedo de lejos con el tema que suena en el festival que se lleva a cabo en honor a Mario por salvar la ciudad de la oscuridad: “Jump Up, Super Star!”. De veras, cuando juguéis el título y lleguéis a esa zona, me entenderéis.

Es con diferencia mi zona y mi parte preferida del juego (quedándose muy cerca el final): la puesta en escena cuando acabas con la oscuridad de la ciudad, el reclutamiento de músicos y cómo Mario baila al compás de la música, … Todo es tan mágico y tan bonito de ver que he llegado a emocionarme; no a soltar lágrimas, pero sí a decir “joder, esto que estoy jugando y viendo es muy bonito, ya podrían sacar algo del estilo una vez todos los años”.

El final también me ha apasionado; la forma de llegar a Bowser, la de niveles que tienes que pasar, la Luna, la boda, el combate en sí y, maldita sea, la huida de todo cuando se viene abajo. Y el final final, después de los créditos, de veras, chapeau; sólo puedo aplaudir a la brillantez de Nintendo por haber integrado de forma tan inteligente el castillo Peach, por haberse reído de su propio cliché de Peach perdiéndose, y por permitir un juego aún más profundo después del final. Como he oído decir a algunos, “el juego de verdad empieza cuando se termina”.

Mis más sinceros aplausos a Nintendo por lo que podría ser fácilmente el título más brillante del año y, para mí, uno de los mejores Mario que jamás se ha visto; podéis compartir mi opinión o no hacerlo, pero sólo el tiempo dirá si Odyssey permanecerá en mi lista de videojuegos preferidos. Y creo sinceramente que, con el paso de los años, la brillantez de Odyssey será reconocida al nivel de considerarlo, como decía, una obra maestra. ¡Bravo!


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s