Análisis extendido – Boku No Hero (1) [SPOILERS]

Ya hace tiempo que quería escribir un artículo como éste: un análisis extendido. He estado tiempo pensando que, de alguna forma, podría compartir con vosotros alguna clase de estudio más detallado y menos global que una crítica y, de todas las opciones en las que he podido pensar, Boku No Hero me parece la más acertada porque, actualmente, es básicamente la única serie que sigo y, a día de hoy, el único shonen en emisión que me mantiene el hype a niveles difíciles de alcanzar.

Quiero empezar diciendo que, para mí, el género del shonen como tal puede dar mucho de sí. Ejemplos de grandes títulos conocemos todos: One Piece, Dragon Ball y, tal vez y sobretodo, Death Note. Este último extiende el tópico, plantea temas y situaciones de lo más interesante e invita a la reflexión. El resultado, según el recuerdo que tengo de dos visionados hace tiempo, es el de un anime muy compacto, que sólo bajaba de nivel en una segunda parte y cuyo análisis mental y psicológico era el gran pilar que sostenía la trama; de no ser por él, probablemente otros fallos que tiene habrían tenido mayor peso y habrían hecho de Death Note un producto mucho más inverosímil.

Boku No Hero es, para mí, un anime (casi) tan bueno como Death Note: porque a pesar de contar las cosas con un tono enteramente distinto, es capaz de aportar tanto como él. Mientras que Death Note es un anime pesimista, oscuro y, en ocasiones, más realista de lo que cabría imaginar, Boku No Hero alimenta nuestra imaginación, relata las hazañas de esos héroes que todos hemos conocido y adorado durante nuestras vidas desde un punto de vista más particular: ¿qué pasaría si ser un superhéroe fuera algo frecuente?

La sociedad está repleta de personas con un poder específico que, en ocasiones, puede ser muy útil, pero en otras puede ser un completo desastre; sin embargo, Boku No Hero deja claro que más que el poder en sí, cuenta la forma de utilizarlo. Es demostrado en más de una ocasión que ésto puede ser efectivo, pero también puede resultar en una derrota lo mires por donde lo mires.

Sí, amigos y amigas: Boku No Hero sabe crear momentos derrotistas y dramáticos de forma excelsa.

Estaba harto de que en el género del shonen, la derrota fuera un tabú: si cogemos el ejemplo de Naruto, cuya narrativa deja mucho que desear y sobretodo a partir de cierto punto, el tono es el mismo: optimista; pero los resultados son enteramente opuestos. En Naruto, es difícil sentir realmente el viaje arduo por el que el (los) protagonista(s) pasa(n) con cada combate que ganan porque, mayoritariamente, ganan. En Boku No Hero, la derrota es enteramente factible, hasta para el protagonista.

Boku No Hero no es Juego de Tronos: no necesita cargarse a todos sus personajes para demostrar lo duro que puede ser el mundo. Le basta con recordarte que, a veces, la derrota es inevitable.

Deku es el protagonista que nos concierne: un joven chico que admira al superhéroe número 1, All Might, quien cree que siempre es capaz de salvar a todo el mundo. Este es el ideal que motiva a Deku, que lo obliga a superarse constantemente y a llevar las cosas demasiado lejos en ocasiones: querer salvar a todo el mundo. La derrota en sí misma no es algo que le pueda realmente importar si es capaz de llevar ese único ideal a cabo.

Midoriya (Deku) sabe que tiene límites, como cualquiera, y más aún a su edad y con la quirk que All Might le hereda, pues su cuerpo no está acostumbrado a ella y se fractura cada vez que la utiliza (hasta cierto momento de la trama). Volvamos a coger el ejemplo de Naruto: ambos animes, ambos personajes, llevan las cosas más allá del límite y siempre se arriesgan demasiado, pero mientras que con Naruto las consecuencias son inexistentes, con Boku No Hero pasa de forma rotunda lo contrario: llevar las cosas tan lejos sí es peligroso y, cuando Midoriya o cualquier otro personaje lo hace, paga las consecuencias.

Usar su quirk permitiendo que su cuerpo se rompa poco a poco hace que el cuerpo de Deku se vuelva más y más débil: cada vez queda más claro que persistir con esta forma de actuar traerá graves consecuencias. Las cicatrices en sus manos dejan muy claro que, algún día, se arrepentirá de seguir así. Deku y los demás personajes aprenden de la derrota y se dan cuenta de que no siempre es factible ganar pero, pese a todo, algunos de ellos son incapaces de enmendar ciertos errores.

Antes de hablar un poco acerca de All Might, quien es para mí la clave del anime, quiero mentar rápidamente a Bakugo: Bakugo admira a All Might tanto como Deku, pero se diferencian en algo muy especial e importante: mientras que Deku quiere salvar a todo el mundo como All Might, Bakugo quiere ganar siempre como All Might. Y, por ello, su verdadero objetivo no es el de salvar gente, sino ser el número 1, el héroe más fuerte que jamás será vencido. Esto hace de él un tipo insoportable que daría lo que fuera por ser mejor que tú y que yo, e ilustra a la perfección quién es All Might.

All Might es… el padre de la serie.

All Might es la sociedad.

Vale, vayamos por pasos: All Might cumple con dos funciones esenciales. La primera es la de un personaje como cualquier otro: el héroe número 1 que siempre salva a todos y que siempre gana, el más fuerte, el que siempre sonríe, el ejemplo a seguir. All Might es un hombre con dudas, imperfecto, con poca habilidad para la enseñanza: pese a meterse como profesor en la academia de superhéroes, y pese a aceptar a Midoriya como aprendiz y sucesor (porque sabe que le queda poco tiempo), All Might es torpe y comete errores en estos apartados.

All Might está perdiendo poco a poco su quirk y, con cada combate, se nota que sus fuerzas se van apagando. En el combate contra Nomu, en la primera temporada, él mismo dice que “en su mejor momento, escasos golpes habrían bastado para derrotar a la bestia, pero que en esta ocasión ha necesitado más de 300”. Reconocer algo así muestra claramente que ya no es quien era: está… envejeciendo y, algún día, probablemente pronto, ya no estará ahí. Al ser el ejemplo a seguir para tantas personas y especialmente para Deku y Bakugo, All Might se convierte en el padre de la serie.

Boku No Hero empieza en un momento extremadamente inteligente: en uno en el que All Might ya no es quien era antaño, en el momento en que decide que alguien tomará su lugar a sabiendas de que, a partir de ahora, las cosas irán a peor. Como personas, como seres humanos, nosotros cobramos nuestra consciencia en un momento muy determinado: es cuando realmente empezamos a conocer todo cuanto nos rodea y, en especial, a nuestros padres. Crecemos, nos hacemos más fuertes, pero ellos crecen y envejecen, y nos vamos percatando de ello. Con All Might sucede exactamente… lo mismo.

All Might también lleva las cosas demasiado lejos a veces: pelea sin importarle cuáles serán las consecuencias y arriesgando tu vida y, tras el combate, el “ahora” es mucho peor que el “antes”. Ha habido un cambio, una disminución de fuerzas, un precio a pagar por arriesgarse tanto. Boku No Hero mide esto de forma excelente, porque si bien no necesita matar a sus personajes para provocar miedo, es capaz de crearlo con otros detalles como con Deku y All Might; o como con Aizawa.

También quiero hablar de Eraserhead: un héroe que siempre trabaja en las sombras y con pequeñas masas. En la primera temporada, cuando los villanos aparecen y ponen en peligro la vida de los alumnos, Eraserhead (Aizawa) no duda ni por un momento en saltar a pelear contra todos ellos: el propio Shigaraki (villano) dice que éste no es su modo de combate, que no es a lo que está acostumbrado. Pese a llevar bien la situación durante un rato, pronto se ve vencido por la enorme bestia Nomu. Aizawa es herido gravemente y sus ojos (su quirk) se vuelven más débiles. En la segunda temporada queda claro el antes y el después: haberse jugado la vida por sus alumnos le ha costado… algo. Le ha costado fuerzas. También envejece. También se irá algún día.

Pero volvamos al ejemplo de All Might. ¿Por qué digo que All Might es la sociedad?

All Might cumple con esta doble función: personaje y sociedad. Toda la sociedad de héroes admira a All Might y cree ciegamente en él. La gran mayoría de habitantes de la ciudad sabe que puede confiar en All Might, que siempre salvará a todos, que sin él, las cosas no serían como son. Y es precisamente lo que la trama quiere dejar claro: que si All Might desaparece, la sociedad se tambaleará, las cosas irán a peor.

Por ese motivo, Shigaraki y otros villanos lo detestan y quieren quitarlo del mapa: porque sin All Might, el caos puede surgir, y la sociedad puede ceder y quebrarse. All Might es el pilar que mantiene la sociedad. Así, queda claro que, cuando no esté, las cosas cambiarán muy probablemente a peor. Ese será el momento que seguramente los villanos aprovecharán para atacar, para llevar a cabo sus planes, sean los que sean. Sin All Might, la sociedad será débil.

En fin.

No quiero extenderme mucho más, porque me temo que ya he analizado lo suficiente para un primer artículo. Espero haber sido lo suficientemente claro y que este pequeño artículo que quería escribir desde hace ya tiempo os haya gustado.

Por supuesto, no dudéis en comentar o enviarme un mensaje por cualquiera de mis redes sociales con cualquier típico de crítica (constructiva). Lo apreciaría mucho.

Lo dicho.

Paz.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s